DEFENDAMOS BUENOS AIRES la ONG Ciudadana más influyente de América.

DEFENDAMOS BUENOS AIRES la ONG Ciudadana más influyente de América.
Imagen Julio Cortázar uno de los inspiradores de Defendamos Buenos Aires. La Buenos Aires etérea e inabarcable de Borges, Cortázar, Sábato y Bioy Casares nos inspiró a crear Defendamos Buenos Aires el 28 de febrero de 2002.

13 de noviembre de 2015

Defendamos a Jorge Lanata. Nuestra cruzada valió la pena. Llegaron 120 Mil firmas.

Jorge Lanata un amigo de Defendamos Buenos Aires.

Hace 200 días y cuando el periodista argentino Jorge Lanata era detenido arbitrariamente y luego liberado en el Aeropuerto Internacional de Caracas, Venezuela; nos pareció adecuado lanzar una campaña a favor de Jorge Lanata que era lo mismo que defender a todos los periodistas y en suma poner la cara a favor de la Libertad de Prensa y la Libertad de Expresión en la República Argentina.

Los sospechosos de siempre, los bloggers K a sueldo y otros impresentables salieron de inmediato a atacarnos, pero las más de 120 mil firmas que llegaron a este portal, demuestran que la gente nos cree a nosotros y entendió la campaña "Defendamos a Jorge Lanata".

Ese valiente periodista que ya está, como Defendamos Buenos Aires, en el corazón de todos, valía la pena.

Dr. Javier Miglino Fundador de Defendamos Buenos Aires.

A continuación la campaña que recogíó en 200 días más de 120.000 firmas de todo el país y de España, Perú, Colombia, Chile, Uruguay, México, los Estados Unidos de América, Costa Rica, Francia é Inglaterra.

La Campaña "Defendamos a Jorge Lanata" llegó a Madrid, ESPAÑA.


DEFENDAMOS a LANATA: Declaración de Repudio por la detención de Jorge Lanata en Venezuela. 100.000 Adhesiones ciudadanas.


Declaración de Repudio Ciudadano por la detención de Jorge Lanata en Venezuela.

-Ante la detención injustificada del periodista Jorge Lanata por parte del SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional). 

-Ante el ataque a la Libertad de Expresión que sufrió el aludido, consistente en borrar
todo el material periodístico colectado (borraron memorias de computadoras, cámaras é incluso teléfonos celulares).

-Ante las declaraciones del Embajador de la República Argentina en Venezuela; Ing. Carlos Cheppi que justificó el accionar del SEBIN, aduciendo que Jorge Lanata "provocó" a los miembros del servicio de inteligencia, esgrimiendo una carpeta (sic).

-Ante el silencio malicioso del Gobierno Nacional sobre el tema.

-Ante la cómplice inacción de la oposición política.

Somos los Ciudadanos de la Nación Argentina los que debemos salir en salvaguarda de la Constitución Nacional, de la Leyes y de uno de los derechos más importantes en un país civilizados: el derecho a la información.

Por eso: Declaramos nuestro Repudio a la detención ilegal y violatoria del Derecho Internacional de Protección de Periodistas (1) de Jorge Lanata, de los miembros de su equipo de producción y de la eliminación de todo el material periodístico colectado, llevado a cabo por el SEBIN que responde al Gobierno del Presidente de Venezuela Hugo Chávez, con la presunta anuencia del Gobierno de la República Argentina y el silencio cómplice de toda la oposición política Nacional.

Esta Declaración de Repudio tiene la accesoria de 100 mil adhesiones ciudadanas que serán obtenidas en la vía pública y en Internet, a tráves de las redes sociales Twitter, Facebook, Blogger y por mensajes de texto al correo:

defendamosbuenosaires@gmail.com

Asunto: Repudio la detención de Lanata.

Cada correo y adhesión en Internet será contado como una firma. Concluídas las 100.000 firmas las imprimiremos y serán puestas a disposición de la Sociedad Internacional de Prensa, de la Corte Suprema de Justicia de La Nación, del Congreso Nacional, del Poder Ejecutivo, de la Embajada de Venezuela y de los medios de la República Argentina y el Mundo.

A continuación la denuncia del Dr. Javier Miglino que da origen al reclamo:

El Derecho Internacional Público alerta a través del Protocolo de la Conferencia Diplomática de Ginebra celebrada entre 1974-1977 que los periodistas, en tanto sujetos que participan en misiones peligrosas y/o en escenarios de guerra merecen especial protección, tanto de sus personas como del material que recaben.

  • La protección de los periodistas en misión profesional peligrosa.

    Los participantes en la Conferencia Diplomática de Ginebra de 1974-1977 estimaron conveniente completar el artículo 4, párrafo A, apartado 4, del III Convenio de Ginebra para responder a las exigencias de su época, estipulando una disposición particular en el Protocolo I relativa a las " medidas de protección de periodistas " . 

    El artículo 79, resultante de esta preocupación, y que no modifica el régimen conferido a los corresponsales de guerra, reza como sigue:
     
Artículo 79 - Medidas de protección de periodistas:
 
  1. Los periodistas que realicen misiones profesionales peligrosas en las zonas de conflicto armado serán considerados personas civiles en el sentido del párrafo 1 del artículo 50.
  2. Serán protegidos como tales de conformidad con los Convenios y el presente Protocolo, a condición de que se abstengan de todo acto que afecte a su estatuto de persona civil y sin perjuicio del derecho que asiste a los corresponsales de guerra acreditados ante las fuerzas armadas a gozar del estatuto que les reconoce el artículo 4, A.4) del III Convenio.
  3. Podrán obtener una tarjeta de identidad según el modelo del Anexo II del presente Protocolo. Esa tarjeta, que será expedida por el gobierno del Estado del que sean nacionales o en cuyo territorio residan, o en que se encuentre la agencia de prensa u órgano informativo que emplee sus servicios, acreditará la condición de periodista de su titular. "
     
En el artículo 79, se recuerda formalmente que todo periodista que efectúe misiones peligrosas en zonas de conflicto armado  " es " una persona civil  en el sentido del artículo 50 y que, como tal, goza de la protección que todo el derecho internacional humanitario otorga a las personas civil es. De modo que el periodista está protegido tanto contra los efectos de las hostilidades , como contra la arbitrariedad de una parte en conflicto cuando cae en poder de ésta, por captura o detención. A mi entender los redactores del Protocolo I no desearon crear un estatuto especial para los periodistas, pues: 

todo aumento del número de estatutos particulares, acompañado necesariamente de una proliferación de signos protectores, tiende a debilitar el valor protector de los estatutos protegidos ya aceptados . 

Por otra parte, es importante señalar que la tarjeta de identidad mencionada en el párrafo 3 del artículo 79 no crea un estatuto, sino que sólo " acreditará la condición de periodista de su titular " . Su posesión no condiciona, pues, el derecho al estatuto de persona civil. Además, aunque la protección de los periodistas sólo está codificada en el marco de los conflictos armados internacionales (Protocolo I), éstos gozan asimismo de la protección conferida a las personas civiles en situación de conflicto armado no internacional.
 El término " periodista " designa, por su parte, según un proyecto de Convención de las Naciones Unidas de 1975, a " ... todo corresponsal, reportero, fotógrafo, camarógrafo y sus ayudantes técnicos de filmación, de radio y de televisión, que habitualmente ejercen esa actividad como ocupación principal ".
Por lo que queda claro que el atropello sufrido por el periodista argentino Jorge Lanata y el equipo de producción del programa televisivo PPT Periodismo Para Todos, que en primer lugar y sin orden judicial suficiente fue retenido contra su voluntad en el Aeropuerto Internacional de Caracas por elementos del SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional)(1) y luego y como condición necesaria de su liberación, asistió impotente al "tratamiento" del material periodístico recolectado de los momentos previos y posteriores de las elecciones presidenciales de la República Bolivariana de Venezuela, constituyen un claro atropello a la Convención Internacional sobre el particular surgida de la Conferencia Diplomática de Ginebra de 1974-1977 que estableció claramente la protección que merecen los periodistas en tanto personas civiles, sus elementos de trabajo y el material periodístico propiamente dicho.

Dr. Javier Miglino. Especialista en Cuestiones de Derecho Internacional Público.

(1) El SEBIN ó Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional puede detener a cualquier ciudadano venezolano ó extranjero ante la mera sospecha de espionaje y/o peligro para la Seguridad Nacional. Puede actuar sin orden judicial pero con la obligación legal de notificar de inmediato al juez competente, acerca de las condiciones del detenidos y de los motivos de la detención. Para el caso de que haya que confiscar elementos de todo tipo (desde armas hasta un cuaderno y/o una computadora), se deberá dejar constancia por escrito con la firma del detenido. En el caso de mención, el Ministerio de Interior de Venezuela explicó que el periodista Jorge Lanata habría provocado a los agentes poniendo a la vista una carpeta que tenía colores y/o símbolos que acreditaban ser del servicio de espías a sueldo del Gobierno de Hugo Chávez. Sin embargo no se entiende bien como una persona sea Jorge Lanata ó cualquier otro, puede provocar a espías profesionales esgrimiendo una simple carpeta a medida que camina por un aeropuerto internacional. 

Nota aclaratoria del Dr. Javier Miglino.

Nota final: Jorge Lanata fue dejado en libertad y acaba de abordar un avión de Aerolineas Argentinas rumbo a Buenos Aires.
Recoger firmas en favor de Jorge Lanata y de la Libertad de Expresión valió la pena. Mayo 28 de 2013. Dr. Javier Miglino./
Defendamos Buenos Aires.
Facebook: Defendamos Buenos Aires.
Twitter: @DefendamosBsAs

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario. Evitá los insultos y las injurias porque será inmediatamente eliminado.
DEFENDAMOS BUENOS AIRES.